Este joven busca la nieve en la isla de Hawái

snowboarder-lyon-farrell-lago-mauna-kea

Este joven busca la nieve en la isla de Hawái

Es duro convertirte en snowboarder si no hay nieve… Así que para Lyon Farrell crecer en Maui (en el archipiélago de Hawái) no fue lo mejor para lograr sus objetivos. Hawái no es precisamente el lugar más asociado con la nieve, sino con playas paradisiacas y palmeras, pero Farrell no se dio por vencido.

Este invierno cayó una enorme cantidad de nieve en los EE.UU. Incluso nevó de manera breve en Hawái. Por ello Farrell se unió a Zak y Rick Noyle (los famosos fotógrafos de surf) para realizar una misión por la isla. Sigue leyendo para que conozcas un poco mejor a este snowboarder de Hawái.

snowboarder-lyon-farrell-mauna-kea

¿Cómo te dio por dedicarte al snowboard si creciste en Hawái?

Tuve la suerte de tener un padre de Nueva Zelanda, así que durante el verano íbamos para allá, lo que coincidía con el invierno en el hemisferio sur. En Hawái practicaba el skate y el surf, así que el snowboard fue un paso lógico. Empecé a hacer skate cuando tenía dos años. Luego ya con siete años vi a mi hermano practicar el snowboard y quedé enganchado.

Practicaste el skate y el surf antes del snowboard. ¿Te ha influido esta circunstancia de alguna manera?

Sin duda. En Nueva Zelanda podía poner en práctica lo que había aprendido haciendo skate y surf. En Maui tenía una rampa en la que aprendí cosas que luego intentaba trasladar al halfpipe.

¿Cómo fue la transición del halfpipe al slopestyle?

Yo era muy joven y de lo único que me preocupaba era de hacer skate, poco a poco empecé a enfrentarme a las barandillas y en el snowboard me moví también en esa dirección. Para mí era fácil hacer trucos con raíles y luego los saltos fueron la progresión lógica.

¿Cuánto tiempo pasas en Maui?

Cada año es más difícil. Viajo entre Nueva Zelanda y EE.UU. Algo que empecé a hacer con sólo 14 años. Iba a Nueva Zelanda y estaba allí cuatro meses, luego dos meses en casa, después cuatro meses en Colorado y dos meses en casa. Ahora estoy en casa tres o cuatro meses en total, siempre por un periodo de tiempo corto.

¿Qué haces en casa? ¿Mucho cross-training?

Intento entrenar mucho en tierra pero también relajarme y no pensar mucho en el snowboard. Disfruto con mis amigos, en el mar, practico skate, surf, mountain bike… de todo. Es un mundo opuesto a cuando estoy viajando. Hawái es el lugar perfecto para descansar.

En Maui haces lo que te gusta. La gente no te va a molestar. Cuando estoy aquí no me preguntan mucho sobre el snowboard, lo que me ayuda a desconectar. Después de seis semanas en casa vuelvo a estar obsesionado con el snowboard. Es el sitio ideal para recargar las pilas.

¿Te apoyan aquí?

Tengo muchos seguidores. Además mi familia me ayuda una barbaridad. También siento el apoyo a través de las redes sociales. Si pongo en Facebook que voy a una competición dejo un enlace para que se pueda ver en streaming. Sé que mis amigos lo van a ver.

¿Dónde haces surf?

Crecí en frente de una ola que se llama Tavares Bay, allí fue donde me enamoré del surf. Ahora vivo en otro pueblo por lo que voy mucho a Ho‘okipa. Donde viví de niño es un lugar donde hacían surf Matt Meolay Albee Layer. Matt vivía muy cerca de mi casa y aprendí mucho viéndole.

Es posible que nieve en Hawái, ¿te has propuesto practicar el snowboard aquí?

Sinceramente no. Aquí normalmente siempre te quedas en tu isla, no viajas por el archipiélago. Así que, aparte de la excursión a Mauna Kea, no he estado casi nunca en la Isla Grande (Hawái). Por ello fue una experiencia completamente nueva para mí. No tenía ni idea de lo grande que era y de las posibilidades que ofrecía.

snowboarder-lyon-farrell-mauna-kea-excursion

Fuente: Redbul.com


OSADO JOVEN SE VUELVE FAMOSO POR ESCALAR ILEGALMENTE LA GRAN PIRÁMIDE DE GUIZA ¿VALIÓ LA PENA ESTA EXTREMA ESCALADA?

Andrej Ciesielski es un joven alemán de 18 años, que ha dejado todo para viajar por el mundo escalando estructuras y monumentos de forma ilegal, es decir, sin permiso alguno. Sus únicas herramientas son sus manos y piernas, además de un par de cámaras para dejar constancia de su habilidad en las distintas hazañas.

Andrej viajo de Munich a El Cairo hace unas semanas con el único objetivo de subir a la Gran Pirámide de Guiza, una de las siete maravillas del mundo. Un acto arriesgado y por supuesto prohibido, que quien se atreva a hacerlo, se puede hacer acreedor de hasta tres años de cárcel y multas económicas. Pero esto no detuvo a Andrej, quien mencionó que “las fotografías valían la pena”.

Después de estudiar la zona por unos minutos, Andrej se dispuso a escalar sin importar que un vendedor fuera testigo de lo que estaba por hacer. A medio camino un grupo de policías se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo y le exigieron que bajara, pero Andrej simplemente los ignoró y continúo su camino.

Así explica la experiencia:

“Fue alucinante. Me sentí totalmente libre mientras subía a la cumbre del mundo. Mucha gente dice que lo hago para experimentar el riesgo pero no es así. Es sencillamente porque me apasiona escalar. La vista es increíble. Tomé algunas buenas fotografías desde allá arriba. Es, por mucho, la mejor experiencia de mi vida”.

A Andrej solo le tomó 8 minutos escalar la pirámide de 146 metros y 20 minutos para descender. Al bajar, la policía lo estaba esperando, pero sólo recibió una llamada de atención y la advertencia de que si lo volvía a hacer, se iría preso. El resultado de todo esto lo tienen a continuación en vídeo y fotografías.



imagen 1

SORPRENDENTE PASATIEMPO DE ESTE JOVEN: DESAFIAR EL MIEDO Y LA MUERTE

Oleg Cricket es el pseudónimo de un trepador, un hombre que no teme encaramarse a los puntos más altos de las ciudades, esos que dan miedo mortal.

Cricket se ha encomendado a sí mismo una misión: trepar hasta los edificios más altos del mundo y hacer fotos (varias de ellas selfies) que hacen que a uno se le encoja el estómago.

No contento con sacarse un autorretrato normal, le añade a las imágenes un punto de acrobacia, dándoles el punto del más difícil todavía.

La agencia de noticias Cater News estima que Cricket ya ha escalado unos 50 edificios de Alemania, Francia, Dubái y Hong Kong.

En las imágenes, Oleg corre de lado a lado sin ninguna protección en el borde de un edificio de 40 pisos. En un momento de la grabación, el sujeto se balanceó teniendo como único apoyo el brazo de otra persona.

Comprueba que tienes los pies bien puestos en el suelo y atrévete a echarle un vistazo.

¿Te atreverías?