¿Por qué no es bueno escuchar música cuando estudias?


¿Por qué no es bueno escuchar música cuando estudias?

¿Por qué no es bueno escuchar música cuando estudias?

La respuesta está en dos conceptos: el de multitasking y el de foco atencional. El multitasking es la capacidad de realizar más de una tarea en paralelo, y está muy relacionado con la memoria de trabajo. Ese tipo de memoria que se encarga de mantener en nuestra mente elementos con los que trabajamos en tiempo real. Lo que pasa es que esta especie de memoria RAM de nuestro cerebro es muy limitada, y se cree que solo puede servir para manipular al mismo tiempo entre 4 y 7 elementos a la vez.

El foco atencional es el modo en el que el cerebro orienta procesos mentales hacia la resolución de unos problemas y no de otros. Cuando nos concentramos en algo hacemos que gran parte de nuestro sistema nervioso empiece a trabajar para solucionarlo, pero para ello hay que pagar el precio de desatender otras funciones.

Es por eso, por ejemplo, que si vamos caminando por la calle reflexionando sobre algo es frecuente que nos encontremos desviándonos para seguir andando por una de las rutas que seguimos de manera habitual: la de ir al trabajo, la de ir a la parada de autobús, etc.

Pero el problema del foco atencional no es solo que únicamente puede abarcar ciertos procesos y no otros. Además, hay que tener en cuenta también que no siempre tenemos un control total sobre él, y puede desviarse de lo que deberíamos estar haciendo con mucha facilidad.

La música, en concreto, es uno de los grandes señuelos ante los que la atención acostumbra a sucumbir; es tremendamente fácil que el foco atencional se desenganche del estudio o la realización de operaciones mentales complejas para pasar a recrearse en la apreciación de la melodía y los versos que contiene.

La memoria motora

Así pues, para esas tareas más desafiantes es mejor no molestar a nuestro foco atencional haciendo presentándole una tentación distractora en forma de música pegadiza y letras comprensibles. Pero entonces… ¿por qué en tareas monótonas este efecto no se nota?

La respuesta es que buena parte de los procesos que realizamos al atender a trabajos rutinarios son gestionados por una parte de nuestro cerebro que van cumpliendo con sus objetivos sin que el foco atencional tenga que intervenir en ello.

En concreto, la memoria motora, mediada por unas estructuras encefálicas conocidas como ganglios basales, es la responsable de buena parte de estas secuencias de acciones automatizadas. Solo hay que ver cómo trabajan las personas que llevan años dedicándose a hacer encajar piezas en una cadena de montaje: puede que trabajen tan rápido que parezca muy difícil lo que hacen, pero en realidad ni siquiera se concentran demasiado para llevarlo a cabo.

Con los estudios ocurre lo contrario. Si ciertas carreras universitarias son difíciles es justamente porque cursarlas implica enfrentarse a problemas imprevistos constantemente, y estos no pueden ser minimizados utilizando una simple melodía.

Conclusión: depende del tipo de contenidos a estudiar

El efecto que la música ejerce sobra nuestra capacidad para estudiar varía según la complejidad de los contenidos que debamos aprender.

Para las tareas más mecánicas y monótonas, que son aquellas en las que podemos guiarnos siempre por el mismo sistema de memorización (por ejemplo, asociar un nombre a cada río situado en un mapa), la música puede hacer que hagamos mayores progresos, aunque esto no se dará en todos los casos y hay ciertas características psicológicas personales que también influyen, como la facilidad con la que cada uno gestiona su foco atencional.

Sin embargo, si la música ayuda a estudiar en estos casos no es porque “dope” nuestra inteligencia momentáneamente ni nada parecido, sino simplemente porque hace que esa actividad sea más agradable y nos mantengamos en ella durante más tiempo, sin buscar distracciones fuera.

Sin embargo, para las tareas más complicadas, prácticamente en todos los casos escuchar música es contraproducente y entorpece la acción de estudiar. Esto es así porque para este tipo de actividades necesitamos tomar un control total de nuestro foco atencional, de manera que las distracciones no nos resten capacidad para “operar mentalmente” sobre los contenidos que debemos asimilar.


Recomendados

Exposición de instrumentos musicales imp... Los visitantes del Jewish Museum (Museo Judío) de Florida (Estados Unidos) podrán contemplar la recién inaugurada exposición de instrumentos musicales...
La You Rock Guitar combina un controlado... Hace unos ochenta años nacía la guitarra eléctrica. Ya en el Siglo XXI, nace un instrumento como la You Rock Guitar. Softs de emulación de sonidos y d...
¿Puede la música hacer que el queso teng... El queso es una de los alimentos más apreciados. Esto hace que muchas personas se dediquen a probar cómo pueden evolucionar los quesos en el proceso d...
La música en español rompió récords y ar... El final del año está a la vuelta de la esquina, y YouTube quiere recordar los videos y las canciones más relevantes del 2018 en su nuevo Rewind. Como...

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN TWITTER

También te puede interesar...